sábado, 10 de octubre de 2009

Se le ha caido a usted el síndrome.














He estado en una exposición de cartas, libretas, blocs, notas, certificados y hasta esquelas mortuorias, escritos todos a mano y en papel. Bastante antiguos y escritos con plumillas y cosas de esas. Tinta de tintero y letra redondilla. En realidad todo empezó a ir mal con la invención del bolígrafo. A partir de ahí escribir, mandar o guardar una carta fue considerado anómalo y síntoma precursor de futuro padecimiento del síndrome de Diógenes, amén de otros handicaps: romántico, antiguo, raro. Hoy las cartas en papel las escriben los bancos y las compañías eléctricas, de agua y telefónicas. Y en general advierten que no se destruyan para reafirmación de los que padecen, aunque no admiten, el anteriormente citado síndrome. Paralelamente el mundo virtual ha creado réplicas de los objetos que he visto en la exposición, ya con nombres diferentes, pdfs, mails, post, doc. Y aunque lo intento no logro imaginarme como será una exposición de todos estos objetos (virtuales) en el futuro. Aún así, ¿debemos guardarlos para ese momento? ¿Cómo se guardan los comentarios de un blog o facebook? Tenemos que dar gracias a los avances en la comunicación por su interés en erradicar manías y su fe en que todas las adicciones son buenas, salvo la de guardar las cosas.

3 comentarios:

AlbertoCerezuela.com dijo...

¿Dónde es/ha sido esa exposición?

Yo y él dijo...

Es, es. En Laujar de Andarax, en el colegio...no se como se llama. No debe haber muchos colegios en Laujar. La exposición tiene algo que ver con el museo de Terque.

Anónimo dijo...

Reflexiono sobre la escritura: con tantos ordenadores, y programas informátios que precisan de teclado para escribir...¿cuántos dias pasan, para que un licenciado o un administrativo escriba con papel y boli? Dónde quedarán esos cuadernos de RUBIO...