lunes, 31 de enero de 2011

Pantallas borrosas

En la TV el mundo es plano y se resuelve a base de tecnología LED. Si la realidad no te gusta puedes cambiar de canal y encontrar otra realidad aún peor. Hay realidades de alta definición y otras borrosas. Igual que en los mp3 los discos de vinilo ya no chisporrotean al comenzar, en las tv's bidimensionales las películas antiguas ya no tienen la patina del tiempo, es más, parece que se acaban de rodar. Curiosamente los televisores antes eran tridimensionales, tenían alto, ancho y fondo y ahora tienen la tercera dimensión incorporada en las otras dos. Probablemente la cuarta dimensión se hallaba contenida en las tres dimensiones antiguas pero nadie nos quiso vender las gafas para verla, ¿se vería a Dios? ¿o la TV ya era Dios? Entonces eramos nosotros los que lo veíamos a él constantemente y no él a nosotros. O nosotros eramos Dios y veíamos indolentes sobre nuestro sofá cada una de las diferentes cadenas-realidad, sin mover un dedo, salvo para cambiar de canal. O eramos extraterrestres y veíamos el mundo desde nuestro planeta a miles de años-luz . O eramos astronautas y veíamos aquel planeta-tv que es azul, sentados en la cápsula-salón, donde no hay nada que hacer.


video

sábado, 8 de enero de 2011

Querido diario (1)

Querido diario, esta noche he soñado con Josele Santiago y Miguel Ríos. Después me he levantado temprano como un niño el día de los Reyes Magos y he limpiado el coche. Más tarde me he tomado un café en un bar cercano y he leído la prensa. Leo habitualmente los obituarios y reparo en gente importante o famosa que antes no me importaba lo más mínimo. A veces pienso que se mueren sólo para que la gente les haga caso. Ayer (o antes de ayer o cualquier día hace poco, ese detalle es poco relevante) murió Gerry Rafferty, famoso por el solo de saxo de su canción Baker Street interpretado por otro pero por el que percibía 125.000 dolares anuales sin hacer nada más. Al parecer padecía de alcoholismo severo pero es que con esa renta y sin nada que hacer es difícil no padecerlo. Querido diario, te odio porque en vez de estar escribiendo estas notas debería estar escribiendo las notas del solo de saxo de Baker Street porque sin ni siquiera tocarlas me darían 125.000 dólares de renta anual y así podría ser un desconocido cuyo trozo de canción en el que suena el saxo se escucha a la vez en cientos de miles de hilos musicales de todo el planeta. Y así cuando en la sala de espera del dentista sonase el maldito solo de saxo podría decir, esa canción y ese solo de saxo es mío, mío y de nadie más y la gente me miraría como si estuviera en la sala de espera del psiquiatra. Sí, mío. Y ni siquiera lo toco yo.


video

miércoles, 5 de enero de 2011

El rey mago.

El rey mago fuma ducados rubio y se toma un café antes de empezar la jornada laboral. Se viste en los vestuarios del personal de los grandes almacenes y la barriga no es de mentira. Tanto el traje como el escenario en el que va a pasar un montón de horas es cutre a más no poder, es un rey mago de bajo presupuesto. Le pagan por día y mañana se queda sin curro. Esta noche en vez de llevar regalos por las casas se va de marcha con sus amigos y se pule parte de la pasta que le van a pagar en cubatas de whisky con seven up. La noche de reyes es larga y alcohólica, en los pubs los cubatas aplacan la sed de él y otros reyes magos a ritmo de guitarras duras y sonidos penetrantes. Mientras los niños duermen el rey mago se emborracha y ríe estrepitosamente. Mañana por la mañana tendrá una resaca del carajo porque el whisky es también de bajo presupuesto y el viernes por la mañana irá a cobrar. El rey mago existe y cuando acaba la Navidad busca trabajo de otra cosa.